7 may. 2013

Martín Rivas, el joven galán de 'El don de Alba'


EL ACTOR CONFIESA QUE PARTICIPAR EN LA NUEVA SERIE DE TELE 5 FUE UN RETO Y HABLA SOBRE SU TRABAJO COMO EL ROMEO DE LOS ALPES SUIZOS.

SOBRE las tablas del teatro, recitando a Shakespeare en las calles de Verona, o en la pequeña pantalla encarnando al médico del que se enamora Alba en la nueva serie de Tele 5, Martín Rivas es "el galán joven" por excelencia. Fue en el papel de Jonathan Harper, un personaje del Drácula teatral de Eduardo Bazo y Jorge de Juan, cuando descubrió que su faceta seductora podía etiquetarse bajo el apodo de "el galán joven".

"Yo solía hacer ejercicios para estirar antes de la actuación y me tiraba al suelo descamisado. Un compañero me decía 'levanta del suelo que tú eres el galán joven y tienes que estar limpio'", explica el joven actor. Lo primero que pensó cuando le llegó el guión de El don de Alba fue que ese galán se había modernizado. Ahora era un escéptico médico recién licenciado que se había enamorado de una chica con un problema importante con el que no sabe si podrá lidiar.
Como su personaje, Martín Rivas no cree en los fantasmas, y para su papel ha tenido que indagar en sí mismo y buscar rasgos de su personalidad que le ayudan a conectar con Pablo, el nombre de este médico que empezó salvando a los vivos pero que pronto hará lo mismo con los muertos.
La serie cuenta la historia de Alba (Patricia Montero), una joven que tiene la responsabilidad de ayudar a lo que su abuela llamaba "almas en tránsito", espíritus que no están listos para cruzar al otro lado, y está basada en Entre fantasmas.
"Es curioso porque en la serie los problemas de la relación no son normales. No discuten porque uno llegue tarde o porque no haya recogido la ropa, sino porque un espíritu ha tirado los cuadros o porque no tienen tiempo para quedar porque hay un alma que necesita ayuda", explicaba el actor gallego (Vimianzo, La Coruña, 1985), que se dio a conocer con El internado. De esta forma, pese a su experiencia en la interpretación, humildemente ha reconocido que El don de Albaha sido un reto para él.
Los guionistas han jugado con la ironía dramática que supone que "el público tenga más información sobre lo que sucede que los personajes", algo que según el actor aporta "una pincelada cómica" a la serie. "Interactuar con lo que no está es difícil. Mirar primero a un sitio en el que no hay nadie y tener que sorprenderte, eso ha sido el gran reto", apunta.
UN PLATÓ DE LUJO El actor también se ha puesto en la piel de un Romeo de sangre española que se paseó por los Alpes suizos: "Romeo y Julieta cuenta con la suerte de tener un paisaje alucinante. Si hubiéramos lanzado la cámara al aire cualquier plano que hubiera sacado sería espectacular", asegura sobre esta coproducción que Telecinco emitirá próximamente. Tras meses en Inglaterra son muchos los que ya le ven siendo embajador de la interpretación española en producciones extranjeras: "A mí me encantaría".
FUENTE: aqui

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada